LA TRISTEZA

Así como en el hígado, corazón o bazo, la reacción emocional se manifiesta en el organismo casi en el mismo momento en que se produce, en el pulmón este proceso no es tan evidente y la reacción ante un desequilibrio emocional es más larga y difusa. La desarmonía del pulmón se esconde, en sus inicios, detrás de la tristeza o la melancolía, pero con el tiempo puede llegar transformarse en una depresión. Estar desorientados ante el camino de la vida, un disgusto emocional, la pérdida de un ser querido o situaciones en las que el alma queda aturdida y la vida pierde, en mayor o menor grado, su sentido, son las detonantes que inician el proceso hacia el aislamiento emocional que, a modo de burbuja energética, en un principio nos sirve de protección contra el dolor que podemos experimentar, pero que al mismo tiempo nos aísla de nuestro entorno. La tristeza, siempre que no se exteriorice, detiene el flujo energético del cuerpo haciendo que este se debilite y se marchite. En un proceso de depresión respiramos y comemos lo justo y el organismo se alimenta de su propia esencia para sobrevivir, volviéndonos grises y opacos. Cuando llegamos a este extremo, la única solución realmente eficaz para recuperar el equilibrio perdido (aunque cueste), es la voluntad de seguir adelante y la confianza en que un día todo pasará.

ASPECTOS ENERGÉTICOS

La serie “Ciclo de los Pulmones” actúa sobre los pulmones y su emoción relacionada (tristeza, depresión, melancolía). Libera el estancamiento energético y emocional del órgano, y normaliza su función fisiológica.
Cuando la energía de los pulmones funciona correctamente, nuestro cuerpo está protegido ante los ataques de factores externos (frío, viento, humedad, etc.), reconocemos cuál es nuestro potencial de respuesta, nuestro aguante y también nuestros límites, podemos captar las situaciones de “peligro” en las que a veces nos metemos sin darnos cuenta, pero sobre todo, la energía pulmonar nos da la capacidad de supervivencia.

Los ejercicios de la serie “Ciclo de los Pulmones”, nos ayudarán a:

• Conectar el Dantian medio (pulmones) con el Dantian inferior (riñones).

• Desbloquear el diafragma.

• Fortalecer el Zhong Qi (Qi de reunión).

• Armonizar la función energética.

• Nutrir el Dantian medio.

Aunque es un poco antiguo y la serie ha sufrido variaciones y mejoras, aquí tienes un vídeo demostrativo con algunos de los ejercicios:

¿Quieres aprender más?

El ciclo de los Pulmones
Si este vídeo te ha parecido interesante te recomendamos que te inscribas y realices el Curso Online sobre el “Ciclo de los Pulmones” en nuestra Web.

Información del curso