LA PREOCUPACIÓN

La preocupación es un estado emocional que altera la función energética y fisiológica del bazo. Dar vueltas y más vueltas a las situaciones o a los problemas sin llegar a ninguna conclusión, hace que nos veamos atrapados en una serie de pensamientos circulares que nos obsesionan y nos atrapan en una compleja red de detalles carentes de importancia, que pueden llegar a apartarnos de la realidad. Probablemente los síntoma más evidentes de un exceso de actividad mental sea la sensación de nudo en la boca del estómago o desarreglos intestinales. Este podría ser un ejemplo claro para entender la relación existente entre los procesos mentales y el proceso digestivo: tenemos tal volumen de pensamientos que nos resulta imposible digerirlos y asimilarlos, por lo que se quedan atascados en el sistema digestivo.
La clave para solucionar el problema es tan evidente como quimérica: dejar de dar vueltas en círculo, detener el flujo de pensamientos incesantes y centrarnos. Pero, cuando estamos inmersos en este estado de preocupación, resulta tan difícil dejar de pensar por voluntad propia, que nos va a resultar más productivo recurrir a estrategias que distraigan la atención de la mente en otra dirección, para así hacerla salir de la espiral de pensamientos destructivos.

 

ASPECTOS ENERGÉTICOS

La serie “Ciclo del Bazo”, actúa sobre el bazo (sistema digestivo) y su estado emocional asociada (preocupación, angustia, obsesión). Libera el estancamiento energético y emocional de órgano y regula su función fisiológica.

Cuando la función energética del bazo funciona correctamente, el cuerpo está bien nutrido, los pensamientos son claros y hay buena capacidad de reflexión. A nivel de carácter nos aporta autoestima, comprensión, sensación de estar en el lugar al que pertenecemos y, sobre todo, estabilidad emocional. A nivel fisiológico nos proporciona una buena capacidad de digestión y asimilación de nutrientes.

Los ejercicios de la serie: El Ciclo del Bazo, nos ayudarán a:

• Recuperar la función ascendente del Bazo.

• Dispersar los bloqueos en el plexo solar y estómago.

• Armonizar la función energética ascendente/descendente.

• Vigorizar los órganos digestivos y promover el peristaltismo.

• Nutrir el Dantian.

• Movilizar el Qi estancado en el abdomen.

Aunque es un poco antiguo y la serie ha sufrido variaciones y mejoras, aquí tienes un vídeo con algunos de los ejercicios:

 

¿Quieres aprender más?

El Ciclo del BazoSi este vídeo te ha parecido interesante te recomendamos que te inscribas y realices el Curso On-line sobre el Ciclo del Bazo en nuestra Web.

Información del Curso