LA ALEGRÍA

Un corazón sereno pertenece a una persona comunicativa, despierta y centrada. Su llama arde proporcionando el calor necesario para la vida, calor corporal y calor de relación humana. La calidez, el bienestar, el saber permanecer en su sitio, en su centro, rige la vida de los que están en equilibrio con sus emociones. Pero cuando una emoción se desborda, el fuego arde inflamando el corazón y dispersando la mente. Es ese centro lo que se pierde en una alteración de la energía cardiaca. Las ideas se disparan en todas direcciones. Resulta imposible pensar con coherencia. Hablamos, nos movemos y actuamos de manera impulsiva, sin coordinación y sin racionalizar. Podemos pasar de una emoción a otra en segundos (de la risa al llanto, por ejemplo). Todo está descontrolado.

Los efectos energéticos de un desequilibrio del corazón son parecidos los del hígado. De hecho, la sensación sofocante en el rostro y la cabeza que ocurre en la alteración hepática se produce porque el hígado afecta de una forma directa al corazón. No en vano, el corazón es la sede de todas las emociones y por consiguiente, se ve afectado por cualquier exceso emocional, desde la alegría desbordante hasta la tristeza más profunda.

 

ASPECTOS ENERGÉTICOS

La serie “Ciclo del Corazón” actúa sobre el corazón y su estado emocional asociado (Alegría, aunque en desequilibrio tiende a la euforia, agitación, ansiedad). Libera el estancamiento energético y emocional del órgano, normalizando su función fisiológica.

Cuando la energía cardíaca funciona correctamente nos da la capacidad de percibir con claridad, de aportar entusiasmo a nuestras vidas, de creer en nuestros proyectos, intuición y entereza. Pero cuando hay un desequilibrio podemos llegar a obsesionarnos hasta el punto de llegar al fanatismo, la pasión enfermiza, crueldad, violencia, o vernos arrastrados por un torbellino de descontrol emocional hasta llegar a la apatía, la amargura. Si esto ocurriera, la serie del fuego volverá a ponerte en tu centro, te regresará a la calma, la confianza, la serenidad, el optimismo.

Los ejercicios de la serie nos ayudarán a:

• Armonizar los elementos agua (riñones) y fuego (corazón).

• Dispersar la energía bloqueada en el pecho y facilitar que ésta se expanda hacia las extremidades.

• Liberar el estancamiento emocional.

• Descender el calor de la parte alta para despejar la cabeza.

• Centrar de nuevo la energía en el corazón.

Aunque es un poco antiguo y algunos movimientos han sido modificados, aquí tienes un vídeo con algunos de los ejercicios:

 

¿Quieres aprender más?

El Ciclo del CorazónSi este vídeo te ha parecido interesante te recomendamos que te inscribas y realices el Curso Online sobre el “Ciclo del Corazón” en nuestra Web.

Información del curso